Hoy en día todos nos sentimos cansados. El trabajo, los desplazamientos diarios, la compra, el cuidado de los niños…  la rutina diaria nos agota. Y una casa desorganizada contribuye a ese agotamiento físico y mental.

«Nuestro hogar debe ser nuestro refugio de paz donde cargamos las pilas«

Podemos establecer rutinas de organización en nuestro hogar que nos faciliten el día a día y nos permitan dedicar nuestras energías a aquellas cosas que de verdad importan, no a «tener que ordenar la casa».

«El orden puede mantenerse solo (o prácticamente) empleando sistemas y rutinas de organización adecuados a nuestras necesidades»

En un hogar organizado y en el que se mantiene el orden según unas rutinas de organización, tendrás todo a mano sin tener que esforzarte en buscar aquello que necesitas en ese momento. Nosotros te iremos enseñando cómo.

Un armario organizado y que contiene las prendas que te gustan supone un momento de felicidad a la hora de vestirte por las mañanas, no un pozo de energía que te agota sólo con pensarlo. En tu armario organizado, tu ropa te gusta y todas las prendas te sentarán bien. Ya no será un momento de agobio ni te robará energía probarte una prenda tras otra sin gustarte ninguna o tener que rebuscar en el cajón de las camisetas porque nunca encuentras la que buscas. (Echa un vistazo a nuestro post sobre el armario cápsula y sobre el cambio de armario).

El desorden te roba energía sólo con verlo. Estamos siempre preocupados por consumir menos luz, menos agua, menos gas… incluso más importante es ahorrar nuestra propia energía vital .

Las rutinas de organización de tu hogar que te proponemos son fáciles y sencillas para que el orden se mantenga en tu hogar sin esfuerzo y sin apenas darte cuenta.

«En un hogar organizado todo se simplifica»

Dos reglas fundamentales:

  • Un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio. Cuando necesites un objeto, sabrás dónde está y lo tendrás a mano.

Pero casi tan importante como esto es después de usar un objeto, devolverlo siempre a su sitio. Mínimo trabajo porque todo está a mano y en el lugar más adecuado y ya no tendrás que ir recogiendo cosas por toda la casa con el desgaste físico y mental que conlleva.

  • Los objetos que usamos más a menudo lo más a mano posible. Por ejemplo, todo lo que necesitas llevarte por la mañana antes de salir de casa, sitúalo en un mismo lugar o lo más cerca posible. En el recibidor, puedes colocar un armario (si tienes espacio) o al menos un colgador para abrigos y bolsos y alguna repisa para las llaves y gafas. No tendrás que volver a subir en el ascensor una vez hayas salido de casa porque olvidaste algo, ni perderás 10 minutos antes de salir porque no encuentras las llaves.

«El orden te ayuda a ahorrar energía y poder dedicar esta energía a lo que más te importa. Únete a la vida SINDESORDEN»

Compartir: