Antes de hacer la compra

  1. Planifica los menús de la semana
  • Para ello, inicialmente revisa los alimentos que ya tienes en casa y planifica de acuerdo con ellos, especialmente, intentando consumir aquellos más perecederos.
  • Si tienes hijos y dispones del menú semanal del comedor, intenta complementar las comidas escolares con las cenas en casa para lograr una alimentación lo más saludable y variada posible.

2. Haz la lista de la compra

Siempre de acuerdo con los menús semanales que has planificado (y no al revés). Así evitarás que se estropeen productos frescos y comprarás menos, con lo que el ahorro es doble.

Echa un vistazo a nuestro post sobre cómo el orden te ayuda a ahorrar, hay un apartado sobre la cocina.

3. Elige dónde comprarás (supermercado, mercado tradicional, compra on-line)

4. Elabora un presupuesto semanal

Si realizas la compra por internet es más sencillo ajustarse a un presupuesto ya que al elaborar el pedido tendrás prácticamente el importe (salvo pequeñas diferencias en pesos). Yo soy una firme defensora de la compra vía internet por el ahorro de tiempo y energía que supone  (no tienes que ir al supermercado, aparcar, introducir la compra en el carro, luego pasarla a la caja, de nuevo al carro en las bolsas, al coche y luego al frigorífico)  y ¡de dinero! (aunque suponga un coste adicional por la gestión, controlas perfectamente lo que gastas).

Tan importante como elaborar un presupuesto semanal es respetar este presupuesto. Controlarás tus gastos y esto te hará sentir bien.

5. Procura disponer de ingredientes básicos y productos congelados

Ingredientes básicos y congelados con mucha fecha de caducidad te permiten acomodar cambios en el menú. Por ejemplo, arroz, pasta.

En el supermercado

1. Haz la compra con el estómago lleno

2. Limítate a tu lista, no recorras todos los pasillos

3. Compra productos de marca blanca siempre que te sea posible (buena calidad y mejor precio)

4. Compra alimentos de temporada (mejor sabor y menor precio)

5. Acude en las horas de menor afluencia de público si te es posible (primera hora de la mañana, mediodía). Comprarás con mayor tranquilidad y en menos tiempo.

6. Utiliza los descuentos de la tienda: tarjeta de fidelidad, cupones etc.

7. Ordena los productos por categorías tanto en el carro como sobre todo en las bolsas, así te será más fácil organizarlos al llegar a casa

 

Al llegar a casa

1.Revisa el ticket para comprobar que te has ajustado al presupuesto. Si no ha sido así, identifica los motivos.

2. Guarda los cupones descuento útiles (los de aquellos productos que consumes habitualmente) y deshecha el resto. Yo los guardo en un apartado en el monedero y así siempre los tengo a mano en el momento de la compra. Comprueba que llevas tus tarjetas de fidelidad.

3. Al ordenar la compra (revisa nuestro post sobre cómo organizar el frigorífico):

  • Primero coloca los congelados, después los frescos que situarás en el frigorífico y después el resto
  • Comprueba los productos que ya tenías en casa y sitúa siempre delante aquellos más perecederos o con fecha e caducidad más cercana.

¿Qué te han parecido nuestros consejos? ¿Qué te funciona a ti?

Compartir: